089 boda novios primer baile foco

No es por ser aguafiestas, pero… Unos tacones que no hayas usado antes pueden hacer que el primer baile de casados termine contigo, con tu vestido de novia de ensueño y con un estrenado esguince de tobillo en el hospital. Los espectáculos pirotécnicos también son muy vistosos, pero deben estar controlados para que los arreglos florales para boda no acaben ardiendo y sus invitados, con sus vestidos de fiesta, no tengan que desalojar despavoridos el salón.

Que la ilusión de preparar su boda no se enturbie, porque lo habitual es que esta transcurra sin accidentes. Sin embargo, deben saber que en materia de prevención tendrán que poner especial atención a la locación de la boda y a los medios de transporte que utilicen. Es en estos dos servicios donde se concentra el mayor riesgo de siniestralidad. Para evitarse dolores de cabeza, anticípense con estos siete consejos.

1. Busquen proveedores con los más estrictos protocolos

Tener proveedores profesionales y en los que puedan confiar será su principal garantía. Aunque es imposible saber cuál será la reacción exacta de un proveedor ante una contingencia inesperada, como un incendio, una inundación o un terremoto, hay indicios que les podrán orientar al respecto.

Para empezar, todos los establecimientos abiertos al público están obligados a seguir normativas estandarizadas de protección civil. Especialmente, cuando se trata de eventos especiales donde concurren muchas personas. Esto les exige tener protocolos exhaustivos y certificaciones que deben ser revisadas periódicamente.

Si este punto es crucial para ustedes, comprueben cuáles son los requisitos específicos que marca el municipio donde se ubica su salón de fiestas. Platiquen con sus proveedores a fin de asegurarse de que todo está en orden.

Incluso, las certificaciones sanitarias y reconocimientos como el Distintivo H que otorga la Secretaría de Turismo siempre son una buena referencia de que los alimentos que comerán cumplirán estrictas normas sanitarias. Nadie espera intoxicarse en su fiesta de matrimonio con el pastel de boda elegante, ¿cierto?

2. Analicen bien los focos de riesgo

La prevención es la forma más inmediata de asegurarse de que su boda saldrá según lo planeado. Pero solo se puede prevenir cuando se tienen identificados los principales focos de riesgo. Aunque cada boda se verá sujeta a circunstancias específicas, aquí tienen algunos de los aspectos que querrán tener controlados en su recepción:

  • Infraestructura eléctrica: ¿hay riesgo de que los generadores y las instalaciones eléctricas, de luces o de sonido entren en contacto con agua o fuego?
  • Fuentes combustibles y de calor: ¿hay riesgo de que las velas de sus arreglos de mesa para boda les jueguen una mala pasada? ¿habrá pirotecnia o espectáculos de fuego? ¿o tal vez una taquiza o barbacoa? ¿hay extinguidores y personal que sepa emplearlos?
  • Salidas de humos: ¿hay buena ventilación para evitar intoxicaciones?
  • Albercas y cuerpos de agua: ¿qué profundidad tienen? ¿hay salvavidas?
  • Accesos vehiculares: ¿están bien señalizados e iluminados? ¿los senderos y caminos peatonales están bien marcados?
  • Áreas infantiles: ¿qué tipo de juegos infantiles tendrán? ¿cuántos adultos estarán supervisando las zonas infantiles?

3. Coticen seguros para eventos especiales

Ningún seguro eliminará el disgusto que les causaría un accidente grave, pero sí que podrá ser un respaldo financiero para afrontar situaciones inesperadas que pongan en riesgo su integridad física, su patrimonio o sus planes.

Aunque es algo que en México no está tan asimilado como en otros países, contratar un seguro puede ahorrarles muchas preocupaciones. Si bien es cierto que los seguros para eventos especiales no proliferan tanto como los seguros para otro tipo de bienes y servicios (vivienda, auto, viajes), ¿por qué no investigar si algún agente en el mercado les ofrece cobertura para su boda y cuáles son las condiciones?

En México, la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF) y la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) son las fuentes de información más objetivas y confiables en lo que respecta a evaluación de agentes de seguros y entidades bancarias.

Si bien dependerá de la póliza que decidan contratar, este tipo de seguros suele cubrir cancelaciones o aplazamientos por enfermedad o defunción de alguien de su entorno o por desastres naturales. Toquemos madera para que nada de esto suceda, pero incluso si alguno de sus proveedores les fallara el día de la boda, hay seguros con los que podrían tramitar el reembolso de ese gasto y hasta de su luna de miel en caso de que tuvieran que cancelarla o aplazarla por razones de fuerza mayor.

4. “¿Hay un médico en la boda?”

Una pomada antibiótica, alcohol o agua oxigenada y una curita pueden ser prácticas e inmediatas para una pequeña herida o rozadura. Así como los kits de belleza y las bolsas para resistir a la fiesta pueden ser unos divertidos recuerdos para boda útiles, cerciórense de que en la locación de la boda tendrán kit de primeros auxilios que ojalá no tengan que utilizar.

Sin embargo, en caso de necesitar atención médica para alguna emergencia de gravedad, ¿qué tan rápido podría llegar una ambulancia o un doctor? ¿quién tendrá a la mano los teléfonos de emergencia? Todos conocemos a alguien que incluso en las situaciones más desesperadas mantiene la templanza y la serenidad. ¡Esa será la persona que necesitan para estos casos! Claro que si tienen a varios candidatos, mucho mejor.

5. Eviten hacer traslados nocturnos

En México, cada año se producen más de 350 mil accidentes de tránsito terrestre en zonas urbanas y suburbanas. Y cuando se trata de trayectos nocturnos y en fines de semana, la tasa de accidentes asciende por factores tan dispares como la escasa iluminación, el exceso de alcohol o el cansancio.

Si su boda será fuera de la ciudad, para hacer frente a la siniestralidad e inseguridad en las carreteras, mejor ofrezcan servicio de transporte para invitados o sugieran a sus seres queridos algunas opciones de hospedaje para diferentes presupuestos.

Si la boda será dentro del entorno urbano, rentar un autobús de pasajeros con varias rutas o facilitar el contacto de servicios de taxis autorizados puede ahorrarles algún susto indeseado.

6. Revisen opciones de estacionamiento y valet parking

Y para aquellos a quienes no consigan separar de su auto, garantizar que la locación de su recepción disponga de un estacionamiento exclusivo o próximo al lugar bien vigilado dará tranquilidad a todos sus invitados. Asegurarles que sus pertenencias estarán siendo resguardadas los confortará y les permitirá bailar hasta que partan el pastel de fondant para boda ¡o hasta el amanecer!

Si además quieren ofrecer servicio de valet parking, esto les proporcionará mayor comodidad y una confianza de que, en una maniobra apresurada, su vehículo no sale de la boda con un rayón nuevo o un choque “de besito”.

7. Valoren si necesitarán seguridad privada

No se espanten: no se trata de que llenen la boda de guardaespaldas ni de levantar un cerco de seguridad impenetrable alrededor de la mesa de los regalos. A veces basta con contratar a personal que vigile los accesos para que nadie ajeno a su lista de invitados pueda pasar a su boda.

Valoren esta opción si la suya será una boda con muchos invitados, si en el hotel donde tendrán la fiesta habrá otros eventos o si, por el motivo que sea, prefieren un extra de seguridad. Lo ideal es que los vigilantes lleven un vestuario normal para no intimidar a sus familiares y amigos cuando entreguen sus invitaciones de boda elegantes en la entrada al recinto.

Ahora ya saben cómo anticiparse para que el día de su boda transcurra sin imprevistos serios. Recuerden que los accidentes en las bodas son la excepción. Cada semana, cientos de mujeres emprenden sin contratiempos su camino al altar con su vestido de novia corte princesa y centenares de miles de parejas se casan cada año en México sin que sus centros de mesa para boda ardan en llamas. No obstante, novios precavidos valen por dos.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5